octubre 6, 2018 0 Por Matias

Parece que el mundo crece y a la vez crece el ritmo en el que vivimos. El bombardeo constante de estímulos hace que al terminar nuestra jornada diaria nuestra mente quede conectada a dicho ritmo. Buscar paz mental, se hace casi imposible. Pero esto está cambiando radicalmente.

Ruido mental

Si tomamos conciencia en qué está haciendo la mente, nos vamos a dar cuenta del ruido que ésta genera constantemente. Es difícil buscar en nuestra mente calma y tranquilidad, ya que está constantemente ocupada en un diálogo interno.
Prácticamente todos estos diálogos están recorriendo ideas del pasado y del futuro.

Por ejemplo:

 

Éste estado constante de pasado y futuro, hace que nos perdamos lo que nos está pasando en el presente.
La distracción interna en general, nos lleva a sentirnos disconformes, ansiosos y estresados. Incluso a veces nos malhumoramos con la situación que estamos viviendo.
Es como si alguien pusiera play en nuestra mente y empieza un drama, en donde los protagonistas somos nosotros y estamos destinados a sufrir y estresarnos.

¿Cómo funciona el cerebro en reposo?

Hoy, gracias a los resonadores magnéticos, los científicos pueden ver qué áreas del cerebro se activan y cuales se apagan ante diversos estímulos.
Cuando se le pide a alguien que está en un resonador que no haga nada, es decir que descanse su mente, lo que detectaron es que el cerebro se vuelve más activo. Muchos sistemas se estimulan en simultáneo. Esto lo identificaron como “diálogo interno” y sus respectivas distracciones.
En conclusión, “el reposo” no es un estado real de silencio o descanso, lo que muchos buscan… “paz mental”.

mente con ruido

Hay cuatro áreas del cerebro que producen cuatro actividades mentales:

  • La primera es un área que comenta todo lo que estamos experimentando en el momento presente. La mente genera opiniones de todo lo que pasa a nuestro alrededor y lo hace generalmente criticándonos a nosotros o a otros de una forma no tan buena y positiva. “qué frío que hace”, “mi jefe fue un desubicado”, “qué estúpido que soy, me olvide…”.
  • La segunda actividad que hace la mente mientras dialoga internamente es viajar al pasado o futuro. Se activan áreas del cerebro involucradas en recordar cosas específicas del pasado, y en paralelo,  áreas que te proyectan en diferentes escenarios del futuro.
  • Una tercera área es la responsable del proceso de autoreferencia. Todo lo que la mente elige pensar, presente, pasado o futuro, está tratando de interpretar la información de quién sos. Así va creando una identidad de quienes somos como individuos. “a mí me gusta…”, “yo soy…”, “a mí no me gusta…”.
  • La cuarta actividad, es conocida como cognición social, pensar en otras personas. Esto pasa cuando te preguntas qué pensarán de vos…, o al revés que pensas vos de ellos. Esto le sirve a la mente para categorizar las posiciones sociales en: amigo, enemigo, jefe, menos inteligente, no me importa…etcétera. Se genera una comparación entre uno y los demás… ¿lo hace mejor que yo?, ¿tiene más que yo?, ¿se ve más atractivo que yo?.

Todas estas actividades, el cerebro las hace en simultaneo y sin que uno se lo pida o quiera hacerlo. Pasa cada vez que nuestra atención se diluye del presente y la ponemos en “reposo”.

No es difícil concluir que éstos estados generen ansiedad, cuando lo que uno en realidad quiere es silencio, tranquilidad y paz.

Si estos estados están muy presentes en nuestro vivir cotidiano, es muy probable que veamos difícil afrontar cambios o enfrentar desafíos y vernos capaces de hacerlo. Además, va a ser mucho más fácil concluir que los cambios primero se deben generar en cosas exteriores y no en nosotros, ni nuestros comportamientos, pensamientos, reacciones y formas de relacionarnos.

¿Está mal que nuestra mente y cerebro funcionen así?

Por supuesto que no!.
Nuestros procesos son producto de un cerebro evolucionado, que se fue adaptando a los cambios a través del tiempo. Gracias a ello, hoy estamos aquí, viviendo y aprendiendo a vivir.

 

mente activa

 

Por otro lado, en ciertos aspectos de nuestra vida, diferenciar, categorizar, criticar, referenciar, entre otros… nos permite desarrollar mejor nuestro trabajo, ser más creativos y tener más ideas. Son recursos provechosos para optimizar nuestro tiempo, y esfuerzo, en un mundo cada vez mas dinámico.
La diferencia es que este tipo de método, no es aplicable a TODO nuestro vivir.

Al cerebro le encanta encontrar métodos, simplificar las cosas, y usarlo para todo.
Esto tiene su lógica, porque a nivel físico, siempre está buscando optimizar recursos y energías. En esto, el cerebro es una maquina maravillosa y hace muy bien su trabajo.

¿Hay alguna forma de que mi cerebro y mente descanse realmente?

Claro que sí!
Ya sabemos cómo funciona a nivel químico. Sus fortalezas y sus tendencias.
Como si fuera poco, la ciencia nos regala sus últimos descubrimientos para contestar esta pregunta.

 

focus

 

Se encontró un estado al que le llama, “alternativo”.
En este estado la mente, no se la pasa escapando ni evaluando todo. Por el contrario,
pone todo su foco y atención a cualquier experiencia que tenga, sea positiva o negativa, vivido en el momento presente.
Es un estado, en el que se alcanza a practicar la atención plena, y entran en juego circuitos neuronales conocidos como “experiencia directa”.
Lo interesante de usar todos los recursos del cerebro a pleno en cada experiencia que vivimos, es que se puede aprender mucho más en cada actividad, y eso aumenta nuestro desarrollo como personas.


“Escapandote de lo que te sucede, no aprendes nada, más bien sufrís un poquito más” (Estanislao Bachrach)


¿Cómo funciona el cerebro con la experiencia directa?

Descubrieron con escáneres, que cuando se está en este modo “alternativo”, hay un incremento de la actividad en regiones que procesan lo que pasa en el momento presente, y baja o nula actividad en las regiones de dialogo interno (pasado – futuro). Asombroso ¿no?

Aumento de procesos en:

  • Lo que ves
  • Lo que oís
  • Lo que olés
  • Lo que sentís
  • Las emociones
  • La atención

Al parecer, la experiencia directa, mejora considerablemente el uso de nuestro cerebro. Permite desarrollarlo y estimularlo mucho más. ¿y quién no quiere hacer un mejor uso de las capacidades de su cerebro?

Esto no fue todo lo que se descubrió. Curiosamente, dichos estudios neurocientíficos, permitieron descubrir éstas ventajas del modo “alternativo”, en personas que habían sido entrenadas en meditación o atención plena. Y por el contrario, los que nunca realizaron dichas prácticas, les resulto imposible experimentar este tipo de atención sin tener diálogos internos, críticas, viajes en el tiempo.

La ciencia hoy, sabe que la meditación interviene en algunos circuitos neuronales permitiendo cambiar por lo menos tres estados:

  • Recuperación de la experiencia directa. Nos volvemos más conscientes cuando nos distraemos y empezamos con el dialogo interno. Es mucho más fácil vernos, y elegir cambiar el uso de nuestra experiencia en el momento presente aquí y ahora.
  • Más presencia y menos fantasía. Cuando transitamos el estado de presencia durante más tiempo, las áreas asociadas al dialogo interno y cognición social, están menos activas.
  • Fortaleza en las áreas del cerebro “momento presente”. Éstas áreas son más densas, más y mejores conexiones a la hora de ver, oír, sentir…etcétera. Lógicamente esto pasa, porque se usan mucho más.

 

meditar

Conclusión

La meditación nos ayuda a ver lo que pensamos. Tomar distancia de esos pensamientos nos da la posibilidad de entender si son interpretaciones de la realidad o hábitos de la mente. Nos da la libertad de no creer todo lo que pensamos, sino poder aprender de nuestras experiencias vividas.
Meditar, no es solo silenciar los pensamientos, sino distanciarnos de ellos y conocer el beneficio que dicha distancia aporta a nuestra mente.

Vale la pena conocerlo verdad?

Dejanos tu comentario al respecto. Si tuviste alguna experiencia que te benefició con la meditación.
Recordemos que compartir material de calidad entre todos, nutre nuestro estilo de vida!!!

 

Valora este artículo
[ratings]